Artículos sobre Pep Guardiola

El del manojo de nervios

Decíamos el pasado domingo que, para pretender que los lectores se traguen que el 0-3 del Madrid en San Mamés le cayó a Mourinho como un bofetón, es requisito imprescindible tomarles por tontos. La portada de hoy de ‘Marca’ nos remite al mismo caso, aunque juega con un elemento más: la desinformación del lector tipo del diario, que posiblemente no vio ayer en directo la rueda de prensa que Guardiola ofreció en Donetsk. Una conferencia caótica en la que se llegó a pedir a los periodistas concreción para no engordar el enredo. Guardiola se hizo un lío y tuvo un lapsus, como puede apreciarse en el vídeo. Algo anecdótico que ‘Marca’ pretende llevar al terreno de las ofensas además de vendernos como la prueba inequívoca de que Guardiola está hecho un manojo de nervios en vísperas del cuádruple enfrentamiento con el Real Madrid.

Seguir leyendo »

Ayatolá Pep

Si a Guardiola le diera un día por orinar encima [de los periodistas de Barcelona] -colonia, por supuesto-, habría bofetadas por ver a quién le salpicaba más. En Cataluña rige el artículo 20 de la Constitución pero la inmensa mayoría de los periodistas no quieren ser libres, prefieren ser militantes. Lucen con orgullo los grilletes que les hacen esclavos del régimen culé. “Y a mucha honra”, dicen. Son mártires dispuestos a inmolarse retóricamente en nombre del Ayatolá Pep, a quien Alá guarde muchos años. [Miguel Serrano / Marca]

¿Se dejaría salpicar el señor Serrano, por ejemplo, por Florentino Pérez?

Pep quiere ser Mourinho

Con su tonsura natural -blasfemo quien la tilde de calvicie-, sus jerseys de cuello vuelto y su tono monocorde, Fray Guardiola trasmite una imagen ascética que dista mucho de la que proyecta en la banda, donde se convierte en un tipo más caliente que Torrente en un bar de alterne. ¿Cuál es el verdadero Pep? ¿El que alaba a sus rivales aunque juegue contra el Unión Aravaca o el que se encara con el técnico del Copenhague?

Para los guardiolanos, Pep, renovado sea, nunca se equivoca. Si alguna vez tiene un mal gesto es porque tiene mucho carácter, no por mala leche. Yo discrepo. Me parece que lo que le ocurre a Guardiola es que de mayor quiere ser Mourinho.

[Miguel Serrano, jaaarl, en Marca]

Filósofo de estirpe verborreica

Escribo tras la victoria del Barça en Champions para que nadie me acuse de oportunismo. El paso de Guardiola por el banquillo del Barça va a ser un desastre. Pep es una burbuja: Pop Guardiola. Es solo diseño payés. En Madrid ya lo han bautizado con acierto como un Valdanágoras . Sigue la estirpe verborreica del argentino en su versión masía. Sus explicaciones filosóficas tras los partidos merecen que dé las ruedas de prensa tumbado en un diván o, con toga socrática, paseando por el césped con el estadio vacío. Si hay la misma diferencia entre Guardiola y Schuster en el banquillo que había cuando los dos jugaban en el centro del campo, el Barça lo tendrá crudo. Guardiola ya fue un bluf, un globo sonda, como jugador. Un invento de medio centro creativo que no creaba nada. Pura paja. Para medio centro con juego y profundidad, Schuster. Pep, por un pase de gol, daba mil en horizontal a los que tenía al lado del futbolín. Y eso que jugaba con la locomotora búlgara y con Beguiristáin, para abrir lata, y con Romario, primero, y después Ronaldo, en el cadalso del gol. Un lujo. Guardiola, con sus jerséis de boutique, se tiene por un chico muy cultivado y, por tanto, superior, creencia muy catalana. De esa forma de mirar por encima del hombro y de los hombres lo van a bajar a goles las derrotas. Pep es al cava, su burbuja. Sube, para explotar. Tiene el cerebro demasiado lleno de espuma de El Bulli. Está deconstruido.

[César Casal en La Voz de Galicia, 18-IX-08]

Vía | Martí Perarnau

Actualización: me envía Malaguista750 un segundo artículo, del mismo autor, que yo desconocía. Fue publicado sólo unas semanas más tarde y que creo oportuno reproducirlo también, ya que a mi juicio no es muy habitual asistir a rectificaciones como esta:

Seguir leyendo »