Artículos sobre Pep Guardiola

Dianas y fascistas

[Post actualizado con el audio de la conferencia por cortesía de Ángel Martín, autor de Diario Digital Madridista]

El martes, en su artículo semanal en Marca -dedicado esta vez al juego duro contra los cracks-, Eduardo Inda incluyó una enigmática nota final que, leída ahora, podemos entender como el perfecto preámbulo a lo que estaba por llegar:

Hace 70 años hubo un régimen aborrecible de cuyo nombre no quiero acordarme que se dedicaba a marcar las casas y los comercios de los que no eran genéticamente como ellos. Luego los matones de turno, psicópatas cuando no tontos útiles al servicio de mentes diabólicas, hacían las veces de ejecutores eliminando física o civilmente a los objetivos marcados por los seres superiores. Algo tan burdo es lo que hace uno que dice que dicen para que otros digan y hagan. Cuidadín, porque las armas las carga el diablo. De esto al fascismo, hay un paso.

Seguir leyendo »

El Folloneras

Me pregunto a quién se refiere el señor Fonalleras -posiblemente el literato que con menos talento ha escrito sobre fútbol en nuestra prensa- cuando se refiere a unos individuos que “experimentan placer eternizando resoluciones”. No sabía yo que los mismos que dictaminaban sanciones a los entrenadores y futbolistas fuesen los mismos que deben pronunciarse también sobre otros asuntos de mucha mayor enjundia. Fonalleras seguramente lo sepa, pero claro, queda mejor dibujar un enemigo externo, común y peligroso, la meseta, que lo mismo te oprime políticamente que te ficha a Jose Mourinho:

No me extraña que Joan Oliver esté “hasta las pelotas” de esta especie de vacío legal que se ha abierto, sin ninguna racionalidad, alrededor de una hipotética sanción a Pep Guardiola por aquello de llamar mentiroso a un árbitro. Los demás también estamos hasta las narices de este sinsentido legal, de esta vara de medir con distinto rasero a unos y otros. Puedo entender el error de un colegiado en un lance del juego. Por supuesto. Pero es muy difícil aceptar esta premeditación y las ganas innobles de marear la perdiz con un asunto que ya tendría que estar cubierto de polvo en algún recóndito archivo mesetario. En cierta manera, se parece al debate sobre la constitucionalidad del Estatut. ¿A qué esperan? ¿Experimentan alguna especie de placer masoquista en el hecho de eternizar resoluciones? En el Estatut, pintan bastos. Si encima alguien decide sancionar a Guardiola, puede que ya empiece a ser hora del apaga y vámonos.

[Josep M. Fonalleras, churras y merinas, en Sport]

PD- Me recuerdan en Twitter que Luis Racionero puede disputarle perfectamente a Fonalleras el honor de ser el peor escritor-columnista-futbolero.