Artículos sobre Pep Guardiola

… Y me cantó un fandango

Francamente, me había prometido dejar lo de los árbitros en paz hasta el final de la Liga. Tras ver la que se armó en el Camp Nou cuando Piqué soltó un estacazo impropio en el partido ante el Getafe y le expulsaron entre gritos de ‘villarato, villarato’, confieso que me invadió cierto mal rollo. Poco después, en Almería, se repitió el grito, en un partido de arbitraje equívoco, que empezó así y acabó ‘asao’. Al final de todo, Guardiola dijo aquello de que ‘el villarato ya se ha instaurado’, y a mí eso, la verdad, me sonó a que ‘el villarato se nos ha acabado, habrá que seguir por nuestras fuerzas’. Y, dicho sea de paso, eso me pareció bien.

Y así ha sido desde entonces. Un día me interpeló Carme Barceló en el programa de Pedrerol, en Punto Pelota: “Desde que el Madrid está líder no habláis de villarato”. Le dije que era al revés: que desde que el villarato estaba neutralizado por las denuncias (de AS, sobre todo) no pasaban penaltis como el de Xavi ante el Espanyol, ni expulsiones como la de Albiol ante el Getafe. José Mercé, gran madridista, se levantó y me cantó un fandango.

[Alfredo Relaño en As]

Pellegrini y el trofeo Miguel Muñoz

Desde hace algunos años, el diario ‘Marca’ distingue al mejor entrenador de la Liga con el trofeo Miguel Muñoz. En la ficha que acompaña a la información de cada partido, los cronistas otorgan a los técnicos los habituales puntos Marca (de cero a tres).

Hasta hace apenas un mes, Manuel Pellegrini era líder destacado de la clasificación. En la jornada 25, la misma en la que el Real Madrid alcanzó el liderato igualado a puntos con el Barça, el chileno aventajaba en ocho puntos al segundo, Pep Guardiola. Sin embargo, esta clasificación ha sufrido un sospechoso vuelco en las últimas semanas. Al entrenador azulgrana no le ha costado mucho no sólo alcanzar a Pellegrini, sino adelantarle. Y es que, mientras el chileno ha seguido recibiendo diversas puntuaciones (sobre todo 2 y 1), Guardiola ha sido calificado con un invariable 3 en las cinco últimas jornadas. En este periodo de excelencia guardiolística se incluyen el empate a cero en Cornellá-El Prat (posiblemente uno de los peores partidos del Barça en los dos últimos años) y la visita del Xerez al Camp Nou (un trámite despachado con escaso brillo e incluso, durante algunos minutos, con cierto suspense).

Parece claro que Manuel Pellegrini no puede obtener el Miguel Muñoz. ¿Os le imagináis recibiendo el trofeo de manos de Eduardo Inda? Parecía imposible, pero al fin hemos encontrado una foto en la que el director de ‘Marca’ no quiere aparecer.

[Gracias por los datos a La Liga en Números. Haz click en la tabla para verla ampliada]

El porquero de Eduardo Inda

Eduardo Inda dirige hoy en Marca una ‘Carta abierta a Josep Guardiola i Sala (con acuse de recibo a Txiki Begiristain y Joan Laporta)’.

Espeluznante.

Querido Pep:

Cuando se es el mejor equipo del mundo se gana porque se es el mejor equipo del mundo. Cuando se es el mejor equipo del mundo no hay peros que valgan. Cuando se es el mejor equipo del mundo lo normal es ver la vida con perspectiva. Cuando se es el mejor equipo del mundo la vida ha de ser bella sí o sí. Cuando se es el mejor equipo del mundo lo aconsejable es no entrar al trapo por aquello de que el de arriba no tiene que hacer caso jamás al que va por debajo so pena de ponerse a su altura. Cuando se es el mejor equipo del mundo no precisas de ayuditas arbitrales porque eres el mejor equipo del mundo. Hasta Juan Perogrullo, querido amigo, suscribiría esta retahíla de obvias reflexiones.

Pero convendrás conmigo también que el hecho de que no necesites que te echen una mano los de negro no implica necesariamente que no te la echen y perdona por tanta obviedad tautológica junta. Eso es tan cierto como que dos y dos son cuatro. O como que con el poderoso, con el número uno, siempre se colabora más que con el menos poderoso o con el simplemente outsider. No es lo mismo enfrentarte a un juez siendo un yonqui de La Mina tipo El Vaquilla que presidiendo una gran empresa, un gran banco o una comunidad autónoma. Al poderoso se le perdona todo y al más poderoso, más. Sensu contrario, con los parias todo vale.

Seguir leyendo »

Tres exclusivas mundiales

La portada de hoy de de Marca no es moco de pavo, que diría Inda, y menos cuando se hace en EXCLUSIVA MUNDIAL. Tres periodistas, nada menos, más el director del diario entrevistan a Cristiano Ronaldo. Supuestamente, es la primera entrevista del portugués tras su lesión de tobillo. Yo le he visto hablar para Telemadrid en EXCLUSIVA MUNDIAL tras su reaparición, pero vaya, tampoco le vamos a chafar a Inda su EXCLUSIVA MUNDIAL de seis páginas más portada sábana. Y se trata sólo de la primera parte. Mañana, la segunda, que ha sabido a poco.

Por su parte, As certifica en su tapa que “Los éxitos envejecen a Guardiola”. Como si de un anuncio de tinte capilar se tratara, el diario muestra dos fotos con el antes y después para demostrar que el entrenador del Barça está hecho un asquito con tanto título y tanta celebración. Un modo sutil de convencerle de que no renueve:

Pelo en la cabeza nunca tuvo Pep con generosidad, pero la comparación de una y otra fotografía no deja lugar a dudas: parece otro y no las separa ni año y medio. […] ¿Si el desgaste físico está influyendo poderosamente en su tardanza en prorrogar su contrato azulgrana? Pues seguro que sí. No decisivamente, pero es cierto que muchos allegados le hacen ver que sería oportuno, y muy saludable por su parte, dejar el banquillo, no ya el fútbol. Y dedicarse a otras labores de menos riesgo. Esta misma semana les hablábamos de la posibilidad de que se convierta en director deportivo azulgrana y siente en el potro de la tortura que es el banquillo a su ahora ayudante, Tito Vilanova. [Tomás Guasch]

En Sport han debido de ver amenazada en estos últimos meses su supremacía de la caspa y han decidido volver a sus esencias. Por eso, hoy nos avanzan que el Madrid estudia el fichaje del lateral brasileño André Santos, al que definen como “un especialista en orgías”. Cuando se ponen a ello, no tienen rival.

Indulto a Pellegrini

En este caso, léase indulto como derivado de Inda, y por supuesto susceptibe de girar 180 grados si el Madrid queda esta noche fuera de la Copa del Rey:

Pelmazos polemistas habrá siempre por aquello de que no hay peor ciego que el que no quiere ver. El [debate] del jogo bonito a mí siempre se me ha antojado una memez por una sencilla razón: si a un Juan Madridista cualquiera le preguntan si prefiere jugar bien y no ir a La Cibeles o ir a La Cibeles aunque sea jugando regular e incluso mal la respuesta al silogismo [?] estará clara. En el deporte profesional moderno lo importante no es participar sino ganar y parafraseando a Unamuno hay que concluir que la clave de la cuestión no es convencer sino vencer [?]. El paradigma de cuanto digo es la que le liaron al que para mí es el mejor entrenador del mundo, Fabio Capello, cuando pastoreaba por estas tierras de Dios. Que si aburre a las ovejas, que si su fútbol es “un coñazo”, que si tal, que si cual, que si patatín, que si patatán. Gilipuerteces. Al final, los merengones se lo pasaron en grande en la Cibeles. […] Y a los que sostienen Don Fabio es poco menos que un fascista, una suerte de asesino de la ética y de la estética balompédica, convendría regalarles el vídeo de la final de la Copa de Europa de 1994.

[…] Dicho todo lo cual, pragmatismos aparte, si de repente llega alguien que riza el rizo consiguiendo ese más difícil todavía que es el vencer y convencer me quito el sombrero setenta veces siete. Uséase [?], que me descubro ante un Guardiola que consiguió a las primeras de cambio ese círculo virtuoso que consiste en llegar, besar el santo y encima maravillar. Al Madrid de Manuel Pellegrini no se le puede exigir que juegue como el Barça. […] Que ningún santón blanco le pida peras al olmo. Cosa bien distinta era exigir al míster que se dejase de hacer la trompa un lío a sus jugadores, a sus jefes, a los aficionados y a los periodistas. Llevar las rotaciones al absurdo hubiera terminado peor que mal y encima aburriendo al personal. Ahora, por lo menos, hay un equipo base, los chicos empiezan a saber cuál es el rol de cada cual y los números cantan. Este Madrid no tiene que matar a sus rivales a besos sino a goles. Basta con echar un vistazo al plantel para deducir que en eso son los número 1. Pues eso, que lo de menos es el color del gato [, lo importante es que cace ratones].

[Eduardo Inda, director de Marca]