Artículos sobre Pep Guardiola

El Folloneras

Me pregunto a quién se refiere el señor Fonalleras -posiblemente el literato que con menos talento ha escrito sobre fútbol en nuestra prensa- cuando se refiere a unos individuos que “experimentan placer eternizando resoluciones”. No sabía yo que los mismos que dictaminaban sanciones a los entrenadores y futbolistas fuesen los mismos que deben pronunciarse también sobre otros asuntos de mucha mayor enjundia. Fonalleras seguramente lo sepa, pero claro, queda mejor dibujar un enemigo externo, común y peligroso, la meseta, que lo mismo te oprime políticamente que te ficha a Jose Mourinho:

No me extraña que Joan Oliver esté “hasta las pelotas” de esta especie de vacío legal que se ha abierto, sin ninguna racionalidad, alrededor de una hipotética sanción a Pep Guardiola por aquello de llamar mentiroso a un árbitro. Los demás también estamos hasta las narices de este sinsentido legal, de esta vara de medir con distinto rasero a unos y otros. Puedo entender el error de un colegiado en un lance del juego. Por supuesto. Pero es muy difícil aceptar esta premeditación y las ganas innobles de marear la perdiz con un asunto que ya tendría que estar cubierto de polvo en algún recóndito archivo mesetario. En cierta manera, se parece al debate sobre la constitucionalidad del Estatut. ¿A qué esperan? ¿Experimentan alguna especie de placer masoquista en el hecho de eternizar resoluciones? En el Estatut, pintan bastos. Si encima alguien decide sancionar a Guardiola, puede que ya empiece a ser hora del apaga y vámonos.

[Josep M. Fonalleras, churras y merinas, en Sport]

PD- Me recuerdan en Twitter que Luis Racionero puede disputarle perfectamente a Fonalleras el honor de ser el peor escritor-columnista-futbolero.

… Y me cantó un fandango

Francamente, me había prometido dejar lo de los árbitros en paz hasta el final de la Liga. Tras ver la que se armó en el Camp Nou cuando Piqué soltó un estacazo impropio en el partido ante el Getafe y le expulsaron entre gritos de ‘villarato, villarato’, confieso que me invadió cierto mal rollo. Poco después, en Almería, se repitió el grito, en un partido de arbitraje equívoco, que empezó así y acabó ‘asao’. Al final de todo, Guardiola dijo aquello de que ‘el villarato ya se ha instaurado’, y a mí eso, la verdad, me sonó a que ‘el villarato se nos ha acabado, habrá que seguir por nuestras fuerzas’. Y, dicho sea de paso, eso me pareció bien.

Y así ha sido desde entonces. Un día me interpeló Carme Barceló en el programa de Pedrerol, en Punto Pelota: “Desde que el Madrid está líder no habláis de villarato”. Le dije que era al revés: que desde que el villarato estaba neutralizado por las denuncias (de AS, sobre todo) no pasaban penaltis como el de Xavi ante el Espanyol, ni expulsiones como la de Albiol ante el Getafe. José Mercé, gran madridista, se levantó y me cantó un fandango.

[Alfredo Relaño en As]

Pellegrini y el trofeo Miguel Muñoz

Desde hace algunos años, el diario ‘Marca’ distingue al mejor entrenador de la Liga con el trofeo Miguel Muñoz. En la ficha que acompaña a la información de cada partido, los cronistas otorgan a los técnicos los habituales puntos Marca (de cero a tres).

Hasta hace apenas un mes, Manuel Pellegrini era líder destacado de la clasificación. En la jornada 25, la misma en la que el Real Madrid alcanzó el liderato igualado a puntos con el Barça, el chileno aventajaba en ocho puntos al segundo, Pep Guardiola. Sin embargo, esta clasificación ha sufrido un sospechoso vuelco en las últimas semanas. Al entrenador azulgrana no le ha costado mucho no sólo alcanzar a Pellegrini, sino adelantarle. Y es que, mientras el chileno ha seguido recibiendo diversas puntuaciones (sobre todo 2 y 1), Guardiola ha sido calificado con un invariable 3 en las cinco últimas jornadas. En este periodo de excelencia guardiolística se incluyen el empate a cero en Cornellá-El Prat (posiblemente uno de los peores partidos del Barça en los dos últimos años) y la visita del Xerez al Camp Nou (un trámite despachado con escaso brillo e incluso, durante algunos minutos, con cierto suspense).

Parece claro que Manuel Pellegrini no puede obtener el Miguel Muñoz. ¿Os le imagináis recibiendo el trofeo de manos de Eduardo Inda? Parecía imposible, pero al fin hemos encontrado una foto en la que el director de ‘Marca’ no quiere aparecer.

[Gracias por los datos a La Liga en Números. Haz click en la tabla para verla ampliada]