Artículos sobre Pitu-Abril

El Mundial es sólo nuestro

Hace dos años, al comienzo de la Eurocopa 2008, el editor de Sport, Josep Maria Casanovas, definió a la selección española como un grupo de “jugadores que no enamoraban a nadie”. Hasta llegó a escribir: “En Madrid hay unos cuantos que lanzan las campanas al vuelo como si fuéramos a ganar la Eurocopa. Allá ellos”.

Sólo unas semanas después, los denostados futbolistas se transformaron en un colectivo capaz de logralo todo “rompiendo moldes, con un estilo moderno basado en un fútbol de calidad producto de la cantera del Barça”.

Los jugadores del Barça constituyen la columna vertebral de este equipo histórico (incluido David Villa, que aún no ha debutado como azulgrana). Eso es tan evidente como que, desde que España superó su barrera histórica de cuartos de final, asistimos a un empeño diario de Sport y MD por apropiarse en exclusiva del éxito de la selección. El último ejemplo, este ejercicio de prepotencia que firma ‘Pitu’:

Lo siento por Xabi Alonso porque dentro de unas semanas estará en el Bernabéu y mirará hacia un lado y no encontrará al otro Xavi, el bueno, y mirará hacia otro lado y no encontrará a Iniesta, ‘lo puto crack’. Lo siento por Sergio Ramos porque mirará a su izquierda y no verá ni a Puyol ni a Piqué, y no podrá subir tranquilo al ataque. Lo siento por Capdevila porque le pasará lo mismo que a Ramos pero mirando a su derecha.

Pero sobre todo lo siento por Iker Casillas, porque es el merengue que me cae mejor. Desde su posición de privilegio Iker habrá alucinado viendo como mueven la bola sus rivales en la Liga. Piqué a Busquets, ‘Busi’ a Xavi, Xavi a Iniesta, Iniesta se va de dos y se la regala a Pedrito y, por si faltaba alguien, Villa que la mete dentro. A partir de setiembre Iker Casillas volverá a la cruda realidad. Ya veo su cara mirando al cielo y musitando un “flipo, es que yo flipo”. Lo siento Iker.

[Pitu Abril en Mundo Deportivo]

Bonus track: cuando alguien sin gracia intenta ser gracioso, salen auténticos esperpentos.

Que se note que vamos sobrados

El Barça no ganará la Liga en el Bernabéu. Eso ya había quedado claro el sábado en Mestalla. Lo que también quedó claro es que el llamado cada año ‘partido del siglo’ no va a decidir nada. Y eso es lo mejor que nos podía pasar.

Ganar la Liga en el estadio del eterno rival es un sueño casi pornográfico para los culés pero se podía haber convertido en un arma de doble filo. La euforia inevitable hubiera desviado la atención hacia otro de los grandes retos: la Champions.

Analizado con frialdad, el Barça se encuentra en el mejor escenario posible. Tras el partido de mañana ante el Chelsea, Pep Guardiola puede dedicarse a preparar a conciencia el encuentro de vuelta en Londres. Si quiere, puede reservar a alguno de los jugadores más importantes del equipo. Pese al meritorio recorte del Madrid, el esperado choque del 2-M será un puro trámite. En el peor de los casos el Barça saldrá del Bernabéu con un punto de ventaja, una renta que estoy seguro será suficiente para afrontar las últimas jornadas. ¡Qué importante fue el gol de Henry tras la victoria del Madrid ayer en Sevilla!

El sábado que viene, los azulgrana podrían salir de Barcelona a las 12 del mediodía para regalarse una buena comilona en uno de los espléndidos restaurantes de la capital. Ya por la tarde, los jugadores podrían darse un garbeo por los museos y por el bello Parque del Retiro. A eso de las 7 podrían llegar al Bernabéu para jugar la pachanga. Hay que salir a ganar, por supuesto, pero sin arriesgar en exceso. Lo más importante es que jugadores clave como Xavi, Iniesta, Messi o Eto’o lleguen enteros al partido clave en Stamford Brigde. Dentro de una semana, nosotros a Londres y el Madrid casi de vacaciones. El fútbol, a veces, es justo

[Pitu Abril en Mundo Deportivo]

Martín Cáceres, el Decano

Cristiano Ronaldo. El sueño cada vez más posible de Ramón Calderón. Pues que lo fiche. Empiezo a comprobar que los presidentes de clubs de fútbol son los únicos que tropiezan cuatro o cinco veces con la misma piedra. Si es verdad que el jugador luso se convertiría en el futbolista mejor pagado del mundo, Calderón metería una auténtica bomba de relojería en el vestuario madridista. Los capitanes del equipo no ven con buenos ojos la llegada de este nuevo Ronaldo y algunos de los jugadores clave en la conquista de las dos Ligas consecutivas pueden sentirse agraviados. Ya están tardando en ficharlo.

Martín Cáceres. Por fin un posible fichaje ilusionante. Al menos para mí. El defensa uruguayo ha sido decisivo en las dos últimas campañas del Recreativo y es, sin duda, uno de los centrales con mayor proyección del futbol internacional.

[Pitu Abril en Mundo Deportivo]

Podrían ir pensando

Comentaba en vísperas del duelo del Camp Nou un tal Christian García (debe de ser éste el aire fresco que ha traído a Sport su nuevo director) que el Barça debía ganar al Madrid por muchos motivos. Enumero: “Poner en evidencia todas sus carencias”, “desmontar la teoría de la conspiración arbitral iniciada por Schuster”, “rebajar la incontinencia verbal de Ramón Calderón”, “responder las ridículas salidas de tono de Mijatovic”, “cerrar la habitación de Raúl”, “reventar las ruedas de la bicicleta de Robinho”, “remover la vesícula biliar de Guti”, “aumentar el peso de los 30 millones de euros que soporta Pepe a sus espaldas o los 36 que Robben tiene todavía que justificar”, “acabar con la campaña destinada a publicitar ese falso espíritu de lucha del que presumen” y, en síntesis, “poner punto y final a tanta farsa, demostrar que la Liga pasada la consiguieron por demérito nuestro y que lideran la actual porque todavía no nos hemos concienciado que lo de la anterior no se puede repetir”.

Puesto que ayer, para desgracia de García, no ganó el Barça, todas estas cosas deberán esperar, al menos, 19 jornadas más. Mientras llega el partido de vuelta, el señor Christian García, así como tantas grandes firmas de su diario, podrían ir pensando en otras cosas. Les doy ideas.

Podrían ir pensando, para empezar, si realmente creen que el espíritu de lucha del equipo de Schuster es falso y se apoya en Ronceros, Relaños y esas miles de campañas mediáticas que se orquestan “desde Madrid”.

Podrían ir pensando si realmente regalaron la pasada Liga. Yo soy de los que piensan que nadie puede regalar algo que no es suyo.

Podrían ir pensando por qué “Intentaremos ganar al Osasuna” implica prepotencia y “Somos mejores que el Madrid”, confianza.

Podrían ir pensando por qué Mijatovic está obligado a hacerle un hueco en el Bernabéu a Ronaldinho cuando ellos se dedican a apedrearlo un día sí y otro también.

Podrían ir pensando menos en las patochadas de Calderón y más en evaluar la gestión de Laporta con algo más que un “Sí, bwana”.

Podrían ir pensando. Para variar.

Miren, yo no sé si el Madrid ganará esta Liga o no. Sí sé que mientras veamos a Raúl y a Van Nistelrooy peleándo, haciendo faltas, bajando a defender, doblegar a este Madrid será harto complicado. Sí, sí, es verdad que no hace un fútbol como para echar cohetes, por mucho que el gol de Julio Baptista llegara después de una pared sublime con Van Nistelrooy. Los blancos, al menos ayer, demostraron que al ‘Jogo Bonito’ se le puede derrotar con oficio, concentración táctica y, sobre todo, mucha anticipación. [Toni Frieros / Sport]

Cuando un equipo tiene el carácter de campeón que ayer exhibió el Madrid, pocos argumentos pueden esgrimirse en contra de su victoria. Con un fútbol directo, basado en una gran potencia física y una extraordinaria pegada (es el equipo más goleador de la Liga, con 37 tantos), el líder arrolló a un Barça que bajó de golpe y porrazo de la nube en la que se había instalado tras la victoria en Valencia. La convicción demostrada por el conjunto de Schuster siempre fue superior a la del equipo de Rijkaard, que volvió a ser más de lo mismo: lento y previsible. O sea, un auténtico desastre. [Lluis Mascaró / Sport]

El Madrid ganó por estrategia táctica y condición física, no por mejor juego. Sin ser un gran equipo ni hacer un gran partido, desarboló al rival por la sencilla razón de que el Barça de Rijkaard es un equipo poco trabajado que cuando le fallan las individualidades cae en la impotencia. […] Lo de ayer fue un palo duro, un mazazo, hay que hacer autocrítica. Falta trabajo físico y recursos tácticos. Lo de antes ya no funciona. [Josep Maria Casanovas / Sport]

Ganó el Madrid, nada que decir. Y eso es lo peor, el barcelonismo no tiene una sola excusa a la que agarrarse porque la superioridad del Madrid fue incuestionable. El equipo de Schuster empezó a ganar el partido en la pizarra. Dos líneas de cuatro y balón para ellos. El de Rijkaard, en cambio, empezó a perder por culpa del desbarajuste táctico que salió de su pizarra. [Joan Maria Batlle / Sport]

El Madrid lo tuvo demasiado bien para vencer al Barça en el Camp Nou (0-1) con un gol de Baptista. Schuster le ganó la partida y el partido a Rijkaard. Nada de Guti. El técnico alemán confió en la ‘Bestia’ y le salió bien. El Barça notó demasiado que la pasada temporada quien marcó los tres goles fue Messi. Ayer el argentino no estuvo. Ni el gol. [Santi Nolla / Mundo Deportivo]

RONALDINHO, “EL DEBATE SE RADICALIZA”

A la hora de la verdad no hemos entendido toda la comedia que se ha montado en torno a la alineación de Ronaldinho. Si el entrenador quería contar con él y Deco, lo mejor hubiese sido anunciarlo a principio de semana para evitar polémicas y malos entendidos. Si pretendió despistar al equipo rival con esta duda, esta claro que tampoco lo ha conseguido. Que conste que la decisión de que jugara de titular nos parece acertada ya que es la mejor forma de aclarar la situación. Ronnie quedó retratado. Le puso ganas, no se escondió nunca, lucho con entusiasmo e intento brillar. Pero la realidad es que mostró mas voluntad que acierto. En la segunda parte le traicionó su condición física y acabó jugando de delantero centro de espaldas al gol. Este es el Ronaldinho 2007, quiere pero no puede, lo intenta pero no le sale. [Josep Maria Casanovas / Sport]

Jugó Ronaldinho, con lo que Iniesta tuvo que mutarse a la derecha, donde pierde buena parte de su efectividad. Y jugó Deco en su primer partido como titular después de la lesión, con lo cual no es descabellado pensar que, por la lógica falta de ritmo, no estaba al cien por cien. Como tampoco lo está Eto’o después de tres meses sin jugar, por mucho que en Valencia dejara en evidencia que los ches están para echarlos a las Fallas. Y claro, con Eto’o, Deco y Ronaldinho fuera de forma y Messi, lesionado, en Argentina, si no se cuenta con un equipo trabajado física y tácticamente, no hay nada que hacer. [Joan Maria Batlle / Sport]

Rijkaard apostó, después de una semana de incertidumbre y de polémica, por Ronaldinho como titular. Y se equivocó. El brasileño dispuso de una nueva oportunidad para reivindicarse, pero no estuvo a la altura de las circunstancias. Le puso voluntad –¡sólo faltaría!–, pero pasó más tiempo provocando la falta que buscando el gol. Ya ha quedado demostrado, una vez más, que el ex crack no está para demasiados trotes. Absolutamente prescindible, hizo más Bojan en los nueve minutos que le dio el técnico que Ronnie en todo el partido. El debate sobre su futuro se radicaliza. [Lluis Mascaró / Sport]

Muchas miradas, millones de ellas, aquí y allá, estaban puestas en Ronaldinho. Después de la semana que había protagonizado, obligó a preguntarnos si iría convocado. Y fue. Más tarde nos cuestionábamos si sería titular. Y lo fue. Y por último, nos planteábamos una cuestión muy sencilla: ¿marcaría las diferencias? No, no las marcó. No se trata de ser severos con Ronaldinho. Luchó, trabajó y lo intentó. Ahora bien, el resultado final fue el que fue. Nunca pudo con Sergio Ramos ni salió airoso de requiebro alguno. Más allá de aquella acción salvada por Iker Casillas, Ronaldinho fue el de los últimos tiempos, no el de los primeros. Y esa es una realidad que, para lo bueno y para lo malo, tenemos que aceptar. Su magia pasó a mejor vida.. [Toni Frieros / Sport]

Sí estuvo Ronaldinho y nadie podrá decir que el Barça perdió por él, a menos que haya otros intereses. El brasileño estuvo bien. No fue decisivo, como tampoco lo fue Eto’o. […] El Barça ha centrado todo su debate en Ronaldinho. Se han equivocado. Eso ha sido siempre absurdo. Mientras, el Madrid se ha preocupado de hacer un equipo. Y lo ha hecho. Más rápido de lo que parecía, pero en el choque de los trenes de la Liga se ha visto un bloque (el de Schuster) y buenos jugadores (los de Rijkaard). Si el Barça sigue en el error puede costarle muy caro. El debate no es Ronaldinho sí o no. Es formar un equipo.[Santi Nolla / Mundo Deportivo]

Ahora sería tremendamente injusto culpar de la derrota a Ronaldinho. Por todo lo que ha sido y lo que aún puede ser, el brasileño volverá a ser el centro del debate y estos días se hablará nuevamente de su futuro. [Pitu Abril / Mundo Deportivo]

Otra vez el país

Henry ya sabe, y así lo ha dicho, que llega a un gran club y que jugará en uno de los mejores estadios del mundo. Imagino que sus nuevos compañeros le informarán de que el Barça es más que un club, de que aquí tenemos una lengua, un gobierno y un Parlamento propios. Henry tiene aspecto de persona inteligente y no le costará entender estos aspectos diferenciales de un país llamado Catalunya.

[Pitu Abril, politizando, en Mundo Deportivo]

La Libreta | El País