Artículos sobre prepotencia

Cuando Batlle era impotente

[20-IV-09] Hablar de villaratos, decretos y otras hierbas sólo puede entenderse desde la defensa de los intereses de este negocio. Es, pues, comprensible, pero no responde a la realidad. El Barça gana porque es inmensamente superior a sus rivales. Cuando sobre el terreno de juego se unen el talento de Messi e Iniesta, el gol de Eto’o y la visión de juego de Xavi no hay árbitros ni conspiraciones que valgan. Y, del mismo modo, el Madrid gana todo lo que está ganando -¡y olé sus ‘webs’!- porque es superior a una gran mayoría de rivales. Y esa gran segunda vuelta del Madrid no hace más que añadir mérito al título que ganará el Barça. Desde este punto de vista, sobra el victimismo madridista. En lugar de loar las virtudes y el esfuerzo del equipo de Juande se quejan de que el Barça no gana en buena lid. Eso no es más que un reconocimiento tácito de la impotencia por dar alcance al líder. ¿O será envidia ajena? También, seguro. [Joan Maria Batlle/Sport]

[24-III-08] Ayer, otro pinchazo del equipo de Schuster, que ni es líder ni es nada. Bueno, sí, lo es porque todavía vive de los paradones de Casillas en la primera vuelta, pero cuando un equipo está cogido con alfileres, al final no hay portero ni árbitros que lo aguanten. El Madrid, que quede claro, es líder porque el Barça le deja. […] No tengo ninguna duda de que si el Barça quiere, ganará esta Liga. Pese a todos los pesares, las ausencias de Ronaldinho, los problemas del vestuario, las urgencias del entorno… es mejor que un Madrid descompensado futbolísticamente, acomplejado anímicamente y con no menos urgencias y miserias en su vestuario y en su entorno. [Joan Maria Batlle/Sport]

[16-III-08] Es una vergüenza que la Liga española tenga un líder de pacotilla como éste (sic) equipo de Schuster, que es capaz de perder en el campo del Deportivo sin chutar ni una sola vez entre los tres palos de la portería rival. Si no llega a ser por los árbitros, que le pusieron el triunfo en bandeja en Huelva y ante el Espanyol en el Bernabéu, los blancos estarían al borde del suicidio, pues la realidad es que a este líder sólo le aguantan los colegiados, como antes le aguantó la inspiración divina de Casillas en la primera parte del campeonato. Este Madrid no puede ganar la Liga. El fútbol español no puede permitirse que triunfe tanta mediocridad. [Joan Maria Batlle/Sport]

Ni talento ni humildad

Entro en la web de Sport y me encuentro unas declaraciones de Guardiola:

“Con talento y humildad todo es más sencillo”

Y al lado, esta portada.

En la redacción de ese diario deberían hacer caso a Pep.

Hay que despacharles rapidito

¿Con qué equipo jugará Guardiola la final de Copa? […] Yo, sinceramente, creo que tiene que jugar con los mejores, porque una final se disputa para ganarla. Entiendo que futbolistas que a lo largo de toda la competición han podido tener mucho protagonismo (Pinto, Cáceres, Hleb, Bojan, Sylvinho, Keita…) sientan ahora la necesidad de rematar la faena en la final. Pero prefiero ver en el campo a Valdés, Iniesta, Xavi, Eto’o, Messi, Henry… para que solventen el encuentro lo antes posible. Luego, cuando el partido ya esté decidido, que Guardiola brinde un homenaje a los que han llevado al equipo hasta la final y les permita jugar la última media hora. […] El Barça no está en condiciones de despreciar ningún título. Y jugarte una final –aunque sea la de Copa ante el Athletic– con los suplentes no es de recibo.

[Lluis Mascaró en Sport]

Mira cómo tiemblo

“Ya estamos a 10 puntos; el Barça jugará presionado”. La antológica frase del joven merengue Dani Parejo la soltó el domingo y en lugar de provocar una estruendosa carcajada o bien una reprimenda interna por puro sentido de la vergüenza como ocurriría en cualquier otro club, resulta que el madridismo militante no sólo la ha asumido como propia sino que además ha puesto su maquinaria propagandística a remar en ese sentido. Desde ayer, el ‘espíritu de Juanito’, el ‘clavo ardiendo’, el ‘Juntos podemos’, el ‘Villarato’, el ‘cagómetro’ y todos los eslóganes acuñados en Chamartín trabajan a destajo para intentar demostrar que este Barça que lidera la Liga con una autoridad que nadie ha exhibido en la historia del torneo está ya como un flan porque el Madrid se ha puesto no a 1, ni a 2, ni a 3, ni a 4, ni a 5, ni a 6, ni a 7, ni a 8, ni a 9… sino ¡a 10 puntos! No sólo empiezan a autoconvencerse ellos. Ahora intentan convencer al resto que el que está en un principio de crisis es el Barça porque ha empatado un partido tras diez triunfos consecutivos. […] El referente histórico de la remontada blanca de hace dos temporadas nada tiene que ver con el panorama actual. Para empezar, por mucho que oigan por ahí, lo más lejos que estuvo aquel Madrid del Barça “de la autocomplacencia” fueron 6 puntos, en la jornada 24. [Xavier Muñoz / Mundo Deportivo]

El madridismo ha rescatado de las hemerotecas la remontada de la temporada 2006-07, en la que el Barcelona que entrenaba Rijkaard dilapidó una ventaja de 9 puntos que fue recortada por el Real Madrid dirigido por Capello. Se agarran con fuerza a ese antecedente para soñar con remontar ahora los 12, ahora 10, que tenía el equipo de Pep Guardiola. [Sport]