Artículos sobre prepotencia

¿Desnudo el emperador?

Hace justo media Liga, cuando el Madrid venció en el Camp Nou, dijimos que, tal vez, la derrota le serviría a alguno para abrir los ojos, para pensar que los partidos no se ganan en el autobús, ni con el escudo, ni con el carnet de “fantásticos”. Que hay que ser humilde. Que no hay que despreciar al rival. Sin embargo, nada ha cambiado en todos estos meses. Al contrario. Hemos seguido leyendo, a diario y por triplicado, el mismo discurso fantasioso y arrogante. Cosas tan surrealistas como que el Barça ha “regalado” la Liga al Madrid. Sí. Resulta que el Barça, tercer clasificado de un torneo en el que jamás estuvo a menos de dos puntos de la cabeza, no sólo regaló la pasada Liga: también ha regalado esta. Cualquiera diría que hablamos del mismo equipo que pena a ¡17 puntos! del líder y anoche salió del Bernabéu con un saco.

Igual va siendo, otra vez, hora de plantearse que, tal vez, el emperador está desnudo. Aquel “Barça de las siete copas” se ha convertido en el de los dos años en blanco, pero, aún así, siguen creyendo que nadie más que ellos es digno de abrazar la gloria. Cuesta recordar una actitud más prepotente, y sorprende (es un decir) en boca de los mismos que abominaban del Madrid galáctico. El lunes leíamos que el Barça ha dejado escapar la oportunidad de “hundir a su rival en la miseria” (¿?). El martes, que ningún jugador blanco, salvo Casillas, podría ser titular en el Barça. El miércoles, que al Madrid las dos últimas Ligas le han “caído del cielo”. No se aprecia, la verdad, demasiado propósito de enmienda. Que sigan despreciando al adversario, proclamando su “superioridad”, presumiendo de que el resto vive de sus migajas. ¿Desnudo el emperador? ¡Qué tontería!

Semos superiores

Si yo fuera presidente del Barça –que ni lo soy ni pretendo serlo– obligaría a Rijkaard a convocar a toda la plantilla para el partido de mañana en el Bernabéu. Y no como premio, sino como castigo. Llevaría a Madrid a los que pueden jugar y a los que no pueden. A los lesionados, a los sanos, a los sancionados y a los que casi no cuentan. A todos. Y les haría ponerse el uniforme oficial del club y bajar al césped del estadio blanco. Una vez allí, les ordenaría formar un pasillo para recibir al equipo de Schuster con honores de campeón. Que todos sientan el bochorno que representa para los culés tener que aplaudir a un Madrid que, pese a ser inferior al Barça, acaba de conquistar su segunda Liga consecutiva. Que vivan la experiencia de sentirse humillados, aunque sólo sea por unos minutos, como nos hemos sentido todos los barcelonistas a lo largo de los dos últimos años. Los que se han borrado para este partido –como Deco y Eto’o, absolutamente impresentables– y los que ya hace meses que se borraron como futbolistas –como Ronaldinho–, que paguen por el ridículo que han hecho en una temporada en la que, supuestamente, todo iba a ser mejor y ha acabado siendo peor. Ellos son los principales culpables de lo que hemos sufrido los culés. […] A la espera de las medidas disciplinarias y deportivas que debe tomar a partir de ahora la junta de Laporta, […] este baño de humildad sería la mejor penitencia para toda una serie de futbolistas que han demostrado de todo menos profesionalidad. Que se les caiga la cara de vergüenza. Si es que aún tienen.

[Lluis Mascaró, la voz de su amo, en Sport]

Les hemos sacado de la miseria

El Real Madrid debería hacerle el pasillo al Barcelona como agradecimiento por los favores recibidos los dos últimos años. Los blancos han resucitado de la nada, han salido de la miseria gracias a la autopista hacia el cielo tendida por una de las mejores generaciones de futbolistas que jamás haya tenido el Barça y que decidió hace tiempo dedicarse a otras cosas. Hoy, futbolistas como Salgado, Saviola, Drenthe, Diarra, Higuaín, Gago, Baptista, Torres, Balboa, Marcelo, Metzelder, Soldado, Dudek –podría seguir hasta el último integrante de la plantilla– son campeones de Liga. Ni ellos ni seguramente los Sergio Ramos, Pepe, Cannavaro, Robinho, Guti, Van Nistelrooy o Raúl se lo creen. Seguramente salvo Casillas, ningún jugador del Real Madrid podría ser titular en el Barça. Es triste pero unos han querido ganar y otros han pasado de todo. Y eso es lo que más duele. Por calidad no hay color. Por actitud, lamentablemente, tampoco. Ramon Calderón ya tiene tantas Ligas como Joan Laporta, pero más allá de lo matemático (dos a dos) hay elementos que en la más pura comparación condenan la gestión del mandamás blaugrana. Por cierto, no deberíamos sufrir por el mal rato que pasarán los futbolistas del Barcelona al hacer el pasillo al Madrid. Primero porque, en realidad, pocos sentirán vergüenza, y después porque la ‘tragedia’ sólo durará 20 segundos. ¿Y que son 20 segundos al lado de dos años de fracasos, con derrotas (la mayoría) incomprensibles y de episodios extradeportivos lamentables que han avergonzado permanentemente a los aficionados? Nada. Lo dicho. Que el Madrid le haga el pasillo al Barça. Seguramente, en medio de ese pasillo, algún futbolista (entrenadores y dirigentes) sí se sonrojaría…

[Xavi Torres, saluda al campeón, en Sport]

Esos indigentes de rojo y blanco

El viernes pasado MARCA desveló una noticia de impacto: los que deciden en el Madrid están buscando un crack cueste lo que cueste. Aunque sea con retraso, alguien en la casa blanca ha tenido un ataque de genialidad y ha lanzado la pregunta del millón: ‘¿Y por qué no el Kun?’ […] ¿Por qué no llamas a tu futuro suegro [Maradona]? Seguro que el Diego te contestaría algo muy parecido a esto: ‘Vos sos un pelotudo. No me rompás más las pelotas y andáte para el Madrid’.

La cuestión es si quieres estudiar en Harvard o terminar el curso de electricista de CCC, cantar en la Scala de Milán o actuar en las fiestas de Alpedrete, vestir de Armani o seguir comprando en Almacenes Arias, ser portada de MARCA tres veces por semana o salir en la página 28, jugar en el equipo de los que disfrutan o en el de los que sufren, en el que tantas veces ha tocado el cielo o en el que ha vivido hace nada en el infierno, en el que juega en un estadio de leyenda o en el que va a jugar al lado de la M-40, ir de gira a Los Angeles (California) o hacer la pretemporada en Los Angeles de San Rafael (Segovia). Tú decides, Kun. Nueve de cada diez seres humanos elegirían al Real Madrid. El otro se llama Fernando Torres y tiró por la calle de enmedio exiliándose a Liverpool, donde le va de cine aunque se ha pulido la mitad del sueldo en paraguas. Lo dicho, Agüero: ¿qué quieres ser de mayor?

[Miguel Serrano en Marca]

El Madrid es líder porque el Barça le deja

Ayer, otro pinchazo del equipo de Schuster, que ni es líder ni es nada. Bueno, sí, lo es porque todavía vive de los paradones de Casillas en la primera vuelta, pero cuando un equipo está cogido con alfileres, al final no hay portero ni árbitros que lo aguanten. El Madrid, que quede claro, es líder porque el Barça le deja. […] No tengo ninguna duda de que si el Barça quiere, ganará esta Liga. Pese a todos los pesares, las ausencias de Ronaldinho, los problemas del vestuario, las urgencias del entorno… es mejor que un Madrid descompensado futbolísticamente, acomplejado anímicamente y con no menos urgencias y miserias en su vestuario y en su entorno.

[Joan Maria Batlle, posiblemente el peor columnista del mundo, en Sport]