Artículos sobre Qué-bueno-es-el-Barça-qué-malo-es-el-Madrid

Gente sin valores

Mourinho es un gran entrenador, un gran traductor y un buen actor, pero no nos gusta. No es del estilo Barça. Tuvo la oportunidad de aprender los valores de nuestro club en los años en que trabajó en el Camp Nou, pero no la aprovechó. De hecho, fue una suerte y -un gran acierto- que Laporta fichara a Guardiola pese a que lo fácil hubiera sido traerle a él. Es más, cada día entendería más que fichara por el Madrid.

[Joan Vehils en Sport]

Más lecciones de austeridad

¿Alguien vio los fuegos artificiales en la presentación de Cristiano Ronaldo? ¿Y a los empleados del club secuestrando gente por la calle y obligándola a entrar al Bernabéu? Batlle sí. Si es que las diferencias con la presentación de Ibrahimovic saltan a la vista, hombre. Menos mal que no se trataba de comparar.

La presentación de ‘Ibra’ fue multitudinaria pero austera. El fichaje del sueco ha despertado pasiones, pero nada tiene que ver el escenario de su presentación con el de Cristiano Ronaldo. No valen comparaciones. Que si en Madrid 80.000 y en Barcelona 60.000, que por cierto, son muchísimos. Tampoco el Barça pretendía competir. Si hubiese querido llenar el Camp Nou, habría montado un show con música y fuegos artificiales. Y no lo hizo porque quería justamente todo lo contrario. Una presentación como todas. Puertas abiertas, eso sí, y que los aficionados decidieran, sin que nadie tuviera que empujarles. [Joan Maria Batlle / Sport]

Ha nacido la Ibramanía. El Camp Nou se entregó incondicionalmente a un ídolo que rebosa carisma en un acto tan espontáneo como desordenado, alejado de las tarimas y sermones divinos que redearon las presentaciones de Cristiano Ronaldo y Kaká. Mientras el Barça de Guardiola gestiona con tacto los tiempos de abundancia, el Real Madrid proyecta a sus cracks como dioses infalibles para olvidar las recientes miserias. [Josep Maria Artells / Mundo Deportivo]

Mascaró cita a Paris Hilton

Sport sigue desbocado con el Madrid y Cristiano Ronaldo. Casi pleno. Cinco de las seis firmas de este diario, cuyo teórico objetivo es cubrir la actualidad barcelonista, van dedicadas hoy al Real Madrid. Por supuesto, no hay nada nuevo en el contenido: el Barça es fútbol y el Madrid, sólo marketing; Florentino ha vuelto únicamente para pegar otro pelotazo; Cristiano Ronaldo es un pésimo profesional y un macarra al que el Barça nunca se habría rebajado a contratar; la plantilla se pasa el día en el Txistu; Madrid es la capital no sólo de España, sino del vicio, todo lo contrario oque Barcelona, donde los futbolistas se recogen como es debido. Incluso nuestro amigo Lluís Mascaró, fiel seguidor de La Libreta, se extiende hoy sobre la vida personal de Cristiano Ronaldo, y cita las declaraciones de Paris Hilton sobre la masculinidad del futbolista portugués. Mucho, mucho, pero que mucho nivel.

Entre el Barça actual y el Madrid que se está cociendo con fuego de millones hay una gran diferencia. En la política deportiva de Guardiola es prioritario fichar jugadores pensando por encima de todo en el rendimiento del equipo. Por el contrario Valdano, siguiendo las instrucciones de Florentino, busca nombres, fama, palmarés individual, vender camisetas, en definitiva, se decanta por Balones de Oro. Es la gran diferencia entre un equipo campeón cuajado de estrellas con futuro y un proyecto que vuelve a comenzar la casa por el tejado. Dicho en otras palabras, en el Camp Nou interesan más los goles de Villa que el carisma polémico de Ronaldo que va camino de convertirse en un icono metrosexual. […] Hay un dato que deja entrever con claridad que el Madrid ha perdido la guerra por Villa. El fichaje de Albiol demuestra que han llamado a la puerta del Valencia y sólo se han podido llevar el defensa. Es la primera derrota de Florentino, la confirmación de que el talonario no es invencible. El asturiano quiere jugar con Xavi, Iniesta y Messi, convencido de que aquí le quieren y allá especulan. Cuando dijo que ya había tomado la decisión, la prensa madrileña se apresuró en vestirlo de blanco. Craso error. El [sic] quiere jugar donde se practica mejor fútbol y donde el entrenador tiene la última palabra en el capítulo de las contrataciones. Aquí se crean Balones de Oro y allí compran el álbum de cromos de Florentino. […] El Barça ficha lo que necesita y el Madrid lo que más luce.

Que nadie lo dude, Villa acabará vestido de blaugrana. Por dos razones concretas. La oferta del Barça al Valencia es mejor que la del Madrid y el jugador no quiere ser comparsa en la corte de Florentino. […] Con esta negociación, lo que se demuestra es que el Madrid vende mucho humo y aquí van a tiro hecho. […] El precio que pagarán vendrá aumentado sin duda por la especulación blanca, pero un nueve acaba siendo barato si marca goles. Y nunca costará ni la mitad de Ronaldo, un peligroso ‘star system’. [Josep Maria Casanovas / Sport]

Los aficionados al fútbol español están llenos de incógnitas desde que Florentino Pérez anunció que volvería a la presidencia del Madrid. ¿De dónde sale el dinero para los fichajes? ¿Quién pagará la desorbitada deuda del club blanco? Y la pregunta clave: ¿Por qué ha vuelto? […] Algunos amigos de Florentino avalan la teoría de que vuelve porque todavía no ha superado la mala salida que tuvo en su primera etapa como presidente. Otros, éstos menos amigos suyos, creen que todo responde a un negocio inmobiliario y que lo tiene todo calculado para volver a forrarse… […] Con la que está cayendo y en plena crisis económica me cuesta mucho entender su regreso. En un momento en el que se lleva la discreción y la solidaridad, va y este hombre empieza a gastarse millones como si nada. No se ustedes, pero a mí me huele mal. [Joan Vehils / Sport]

La vida privada de los futbolistas me importa muy poco. […] Sólo hay una excepción: aquellos que comercian, voluntariamente, con su privacidad. Si lo hacen, aunque sólo sea una vez, ya no tienen derecho a reclamar, a partir de entonces, piedad de los medios de comunicación.

Esta reflexión viene a cuento de lo que se nos viene encima con Cristiano Ronaldo, un excelente futbolista (de los mejores del mundo), que está acostumbrado a protagonizar portadas de la prensa sensacionalista británica y aparecer en los programas ‘rosa’ de las televisiones de todo el mundo. Y no precisamente por sus éxitos deportivos, sino por sus relaciones sentimentales, que han sido expuestas abiertamente a la opinión pública por sus novias, ex novias, ligues ocasionales o amantes.

En sólo una semana dos mujeres han hablado sin tapujos de sus relaciones con Cristiano Ronaldo. Su ex pareja ‘oficial’, la mallorquina Nereida Gallardo, y la ‘devorahombres’ de moda, Paris Hilton. Ambas han confesado, sin pelos en la lengua, cuestiones muy íntimas de sus encuentros con el nuevo futbolista estrella del Madrid. Que si a partir de ahora la noche de Madrid “será explosiva”, que si es “un poco gay” para la pija desheredada, que si no es “el tipo” de la Obregón… Como es lógico, todo ha tenido una gran repercusión en los medios generalistas y, por supuesto, en los deportivos. Y es lo que nos espera a partir de ahora con Cristiano Ronaldo.

La verdad es que el chaval potencia su lado ‘macarra’ con sus apariciones en discotecas y sus novias facilonas. Lo hizo cuando estaba en el Manchester United, bajo la férrea vigilancia de Fergusson, y lo hará aún más aprovechando la galaxia de la noche madrileña. No creo que a los socios y aficionados del Madrid les haga mucha gracia que su nueva estrella ya salga en el ‘salsa rosa’ antes de empezar la temporada. Pero eso es lo que han fichado. Un gran futbolista, sí, pero también un showman mediático. Como Beckham, pero con menos ‘glamour’.

Sin duda está en las antípodas de lo que yo entiendo que debe ser un futbolista profesional. Y, sin duda, es la antítesis de lo que quiere Guardiola en su vestuario. Por muy bueno que sea, Cristiano Ronaldo nunca habría jugado en el Barça. Al menos, en este Barça. [Lluís Mascaró / Sport]

La irrupción de Cristiano Ronaldo promete ser sonada. Por de pronto, su nombre está más asociado a las faldas que a la pelota, aunque hablar de faldas es, en este caso, una evidente exageración téxtil. Miro el reportaje de Nereida Gallardo en el ‘Interviú‘ y leo que “ella (refiriéndose a Paris Hilton) es sólo un polvo más. Como siga a ese ritmo, que tiemble Madrid”. La joven da la culpa de sus desencuentros con el delantero a la madre de Cristiano, con lo que ya tenemos una escena de Almodóvar. La terrible suegra al acecho de las chicas que pululan cual mariposas alrededor del astro. No me dirán que no es divertido. Por si fuera poco, también habla la mujer del Kun Agüero, con lo que el ambiente de la capital se tiñe inevitablemente de rosa. La hija de Maradona defiende a su marido de las acusaciones de adulterio. Mientras tanto, por aquí y al menos en público, parecemos hermanas ursulinas. Que dure. [Josep M. Fonalleras / Sport]

De la moral a los valores

Casualidad o no, los valores que representan Leo Messi y Cristiano Ronaldo se ajustan a la perfección con los que transmiten sus respectivos equipos actualmente. A Messi le gusta la austeridad, mientras que Cristiano goza con la ostentación. El argentino prefiere disfrutar desde el primer día de sus vacaciones en su ciudad natal, con los suyos y colaborando en actos solidarios. El luso, en cambio, antes de llegar a casa despilfarra su fortuna en la cuna del consumismo y se deja ver con millonarias estilo Paris Hilton.

Paralelamente, el Barça ajusta su presupuesto de fichajes en 35 millones y paga por lucir Unicef en su camiseta, mientras que el Madrid de Florentino presume de poder gastar 300 y de hacer el fichaje más caro de la historia: 94 por el propio Cristiano. Cuestión de gustos.

[Roger Torelló en Mundo Deportivo]

Así de generosos son los culés

Todo se transformó cuando Higuain abrió el marcador. “Les caen cinco, ¡cinco!, los han provocado”, fue la expresión del banquillo culé. Y les cayeron más de cinco. Le cayeron seis. Y pudieron ser doce. Los barcelonistas cumplieron como buenos samaritanos. Enseñaron al que no sabe, dieron de comer al hambriento, de beber al sediento, vistieron al desnudo, asistieron al preso (al preso de Juande, de Boluda ‘el del chorreo’), visitaron a un enfermo, dieron posada al caminante y hasta sepultaron a un muerto. Así de generosos son los culés. Y todo, todo, comportándose como señores, no como Pepe o Marcelo, no, como señores.

[Emilio Pérez de Rozas en Sport]