Artículos sobre Ramón-Calderón

Resaca del ‘Naningate’

-Desde la dimisión de Ramón Calderón, he leído en diversos foros críticas a Marca por “ir a cazar” al ya ex presidente del Real Madrid. ¿También vamos a criticar a los periodistas cuando investigan y prueban una irregularidad de este calibre?

-Empalaga, sin embargo, la autocomplacencia del periódico tras la renuncia de Calderón. Ángel Cabeza compara hoy a Marca y al Naníngate con el Washington Post y el Watergate. Sí, en serio. El agradecimiento de Miguel Serrano a Eduardo Inda (“el Fernando Redondo del periodismo”) explica muchas cosas.

-No hay que criticar a Marca por investigar; si acaso, habrá que preguntarles por qué ahora sí y antes no. Cito a José Miguélez en su columna de hoy en Público:

Lo único que ha variado es el periodismo, cómplice que quizás por interés, tal vez por comodidad, a lo mejor por miedo prefirió mirar para otro lado en este tiempo. Lo que ha variado es el periodismo que incluso se animó a salir en defensa de Calderón a sabiendas de que algunos episodios no la tenían […] Esta vez, el periodismo se llevó unánimemente las manos a la cabeza por una acción tan indecente como esas otras ante las que reaccionó con indiferencia y hasta con un punto de comprensión.

-José Antonio Abellán llevaba dos años hablando de Nanín y todos le mirábamos como se mira a un paranoico. El hecho de compartir micrófono con Jiménez Losantos pesa lo suyo. Eso y su insistencia. Lo de Abellán parecía (no digo que lo fuera) más una obsesión personal que una denuncia periodística. Ahora puede aprovechar estos meses hasta que se elija al próximo presidente, para investigar a las directivas de otros clubes. ¿Lo hará? ¿Y con el que venga?

-Los medios de Prisa han quedado en evidencia. Mientras el madridismo experimentaba un terremoto, Alfredo Relaño escribía en As su enésima elegía al tiki taka y De la Morena decía y repetía que Calderón no iba a dimitir. Qué lejos quedan aquellas elecciones de 2006, cuando ni siquiera invitó a Calderón a su debate y apostó por Villar Mir y Juan Palacios.

-Pero para ridículos prisaicos, Noticias Cuatro, que ha estado tres días distrayendo a sus telespectadores con un pase de diapositivas de Cristiano Ronaldo al tiempo que les privaba de la mayor revelación periodística de los últimos años en el periodismo deportivo español. Para algunos, las noticias no son noticias si las da la competencia. Y eso va también por Marca.

-Muy recomendable (como siempre) leer a Perarnau. No desvela nada nuevo, pero lo explica de maravilla.

Todo es mérito del Barça

¿Quieren saber quién es el culpable de todo lo que ha pasado en el Madrid en el último mes? Sólo hay uno, el Barça. Si el Madrid hubiese ido líder o pisando los talones al Barça, seguro que la prensa de la capital no hubiese desenterrado el tema de la asamblea manipulada, entre otras cosas porque con toda seguridad hubiese tenido un impacto informativo mucho menor ya que los resultados lo hubiesen eclipsado. En sólo un mes, el equipo de Guardiola se ha cargado a Schuster y Calderón. Así de claro. Eso de ir a doce puntos de los culés duele y humilla. [Josep Maria Casanovas / Sport]

Desde algunos sectores del entorno más antilaportista se han querido comparar las dos últimas crisis institucionales que han sufrido Madrid y Barça. No ha lugar. Cierto es que existen ciertas similitudes –fracaso deportivo, acoso mediático, protestas populares…–, pero hay una diferencia sustancial: Calderón ha cometido un delito –tal vez, dos– y Laporta, no. Las acusaciones de robo de votos y manipulación de la asamblea son motivos suficientes para que el presidente del Madrid –que ya ganó las elecciones de manera fraudulenta– haya tenido que dimitir. […] Todos cometemos errores. Laporta, por ejemplo, se equivocó en la gestión del éxito del equipo de Rijkaard y fue arrastrado por las consecuencias de la autocomplacencia. Se equivocó también al ofrecer, en ocasiones, una imagen despótica con actitudes poco transparentes. Pero no hizo trampas ni para derrotar en los comicios a Bassat, ni para superar el voto de castigo en las urnas, ni para convencer a los compromisarios. Además, nadie ha cuestionado, jamás, la posibilidad de que Laporta se haya enriquecido a costa del Barça, crimen del que ya se acusa descaradamente a Calderón y Mijatovic. “Cuando alguien dimite, o es un cobarde o tiene algo que ocultar”, dijo Calderón sólo 48 horas antes de irse. El debe ser las dos cosas: gallina y mentiroso. [Lluis Mascaró / Sport]

Prisa… zas

“No creo que Calderón vaya a dimitir mañana; sí creo que va a convocar elecciones”
“No va a dimitir, como han anunciado esta noche en radio y televisión”

[José Ramón de la Morena, ayer]

“El presidente del Real Madrid no va a dimitir hoy”
“Ha tenido una jauría mediática persiguiéndole desde que llegó”
“¿Tan malo ha sido? Pues no lo sé”
“Ha tenido una lupa encima que le aumenta los desatinos”
“A los lobos no se les puede convencer para que se hagan vegetarianos”

[José Ramón de la Morena, hoy]

Hacer el primo

Yo pensaba que cualquier crítica a la famosa prima de Calderón iba a parecerme razonable… hasta que he leído no sé qué historias de Coldplay.

El diccionario de la Real Academia Española tiene entre sus definiciones de ‘primo’ a una persona incauta que se deja engañar o explotar fácilmente y a ‘prima’ como la cantidad extra de dinero que se da a alguien a modo de recompensa, estímulo o agradecimiento. No define cómo denominar la última charlotada de Ramón Calderón, que se ha sacado de la chistera y de la cartera de los socios del Real Madrid una superprima para motivar a sus jugadores. […] Esa es la fórmula desesperada e imaginativa de Calderón para salvar su pellejo y motivar a sus jugadores. Muy diferente, por fortuna, de la filosofía que Guardiola ha implantado en el Barça. Aquí, lejos del glamour de premiar a los futbolistas a base de talonario, se les pone música de ‘Coldplay’, se apuesta por la cultura del esfuerzo y del trabajo, por que den el máximo en los entrenamientos y en el campo, por las rotaciones, por que suden la camiseta y el escudo, por erradicar la autocomplacencia y la relajación… Aquí, no tenemos prima, pero tampoco hacemos el primo.

[Josep González en Sport]