Artículos sobre Roberto-Gómez

Ese balonazo me suena (2)

¿Estáis interesados en probar suerte en esto del periodismo deportivo? Es muy sencillo. Entráis en El Confidencial, leeis las noticias y, dentro de quince días, cuando la gente se haya olvidado ya de ellas, las repetís como si fueran de vuestra cosecha en alguna tribuna importante (teniendo en cuenta las ‘primicias’ que aportaréis, no os será difícil encontrar alguna).

Eso es lo que hace Roberto Gómez, y además le pagan por ello. Hace algunas semanas ya vimos cómo fusiló una noticia sobre el representante de Iker Casillas, y ayer repitió la jugada con el interés del Valencia por contratar a Luis Aragonés. Una noticia que El Confidencial publicó el 1 de abril y nuestro amigo Bobby repitió ayer en la última de Marca.

[El Confidencial] Luis Aragonés, que maneja desde hace meses una oferta de un club extranjero, podría ser el próximo entrenador del Valencia si en el club de Mestalla se impone la intención de un sector que quiere que el veterano técnico reconduzca la situación del equipo y le devuelva a los pisos nobles de la competición nacional e internacional. El seleccionador español estaría encantado de regresar a una entidad para la que ya trabajó en el banquillo a lo largo de dos temporadas. Luis tiene un cariño especial por el Valencia y, además, se siente con mucha fuerza para seguir adelante en su carrera.

[Marca] Luis Aragonés, es el mejor colocado para suceder a Ronald Koeman en el banquillo de Mestalla. El ex presidente valencianista y delegado de la selección española, Pedro Cortés, es el hombre puente entre el seleccionador y el Valencia. Varios directivos están en esa línea porque piensan que el Valencia necesita un técnico con experiencia, carácter y que conozca el equipo che. Además, en la dirección deportiva está, de momento, Miguel Angel Ruiz, que fue muchos años jugador en el Atlético de Madrid con Luis y que, más tarde, fue su agente. Luis Aragonés todavía no ha dado una respuesta aunque su intención es entrenar y baraja varias posibilidades, sobre todo del extranjero, aunque su esposa, sus hijos y sus nietos prefieren que se quede en España por razones lógicas.

Robinho es mejor que Ronaldinho

Desde la marcha de los galácticos de Florentino Pérez el madridismo estaba huérfano de una estrella y por fin la tiene. Es Robinho. Para eso se le fichó y su debut en Cádiz fue histórico: de Barajas al estrellato. Luego llegó la realidad, la aclimatación, la comida, los amigos, la morriña… Robinho lo pasó muy mal hasta que un día el gran Capello le cogió en Valdebebas: ‘Eres el futbolista con más posibilidades que he visto en mucho tiempo. Ya sabes lo que tienes que hacer’. Desde entonces, Robinho ha crecido sin parar. El final de la pasada Liga fue exitoso y su participación en la Copa de América, impresionante. En el inicio dubitativo sólo ha contado con el apoyo de Ramón Calderón, que le dijo: ‘Vas a ser Balón de Oro y uno de los futbolistas mas imporantes en la historia del Real Madrid’. Y camino lleva Robinho. Puede tomar el testigo de los Di Stéfano, Amancio, Juanito, Hugo Sánchez, Michel, Zidane o Raúl. La afición está con él. Gusta cómo juega, su felicidad conecta con los aficionados que ahora sí se suben a la bicicleta del nuevo Pelé. Estamos probablemente ante el mejor jugador del mundo. El polo opuesto es Ronaldinho. De ser el mejor jugador del mundo ha pasado a ser un problema para su equipo y para la selección brasileña. Robinho le ha quitado el trono hasta en Brasil, que esperaba la explosión de Robinho para encontrar un nuevo ídolo tras la caída de Ronaldinho en el último Mundial.

[Roberto Gómez, sus pelotazos, en Marca]

Añorando al Puma

Donde más problemas tiene el Madrid es en el centro del campo, donde el equipo blanco tiene una dependencia de Guti impresionante. Si no juega el de Torrejón, el Madrid no existe. Gago y Diarrà aportan equilibrio, pero se nota mucho la ausencia de Emerson. Sí, he dicho Emerson, seguramente el jugador peor tratado en la historia del Madrid, pero que daba una seguridad y tranquilidad que ahora carece el equipo de Schuster. Lo que ocurre es que en esto del fútbol y más en la opinión, hay muchos listos que la toman con un futbolista y hasta que no acaban con él no paran.

[Roberto Gómez, listo, en Marca]