Artículos sobre Tomás-Guasch

Ayza Gamper

Gran lección culé al Centralismo: el Barça robó más y mejor que el Madrid al Almería. Un gol en orsay, otro de penalti que no era y penalti que sí era, a Negredo, no pitado. ¡A ver quién manda aquí!

Henry, en camino del triunfo: por fin marcó en Liga y en casa. ¿En fuera de juego? Ya. No va a ser menos que Ronaldinho y cía con el currículo que tiene. Hasta que meta uno con la mano, como Messi, le falta mucho. Pero tranquis: tiene cuatro años de contrato. Llegará.

Ayza Gamper. Villar lo amonestó después del partido por defraudar al Camp Nou. El estadio esperaba que chutara el penalti y no lo hizo. Obligó a tirarlo a Messi. Se abrazaron después, en el túnel de vestuarios, eso sí. ¿Le valdrá para evitar la multa de Arminio? ¡Ojalá, se lo merece!

[Tomás Guasch, más de lo mismo, en As]

Cada loco con su tema

El Barça ganó en Valencia su primer partido sin atracar en lo que va de siglo. ¡Que le den la freedom condicional! (¡Pero pobre Atléti el domingo como marque primero!) [Tomás Guasch / As]

El triunfo blanco, además de tremendamente afortunado, se fraguó en una jugada que debió ser invalidada por Undiano Mallenco antes de que Sergio Ramos (65’) rematara en la línea de gol. Robben, el autor del pase, inició la acción en fuera de juego, en una de esas decisiones arbitrales que esta temporada están manteniendo en el liderato al Real Madrid. [J.A. Martínez / Sport]

¡Undiano! ¡Undiano! ¡Undiano!

A base de vergüenza torera, el Sevilla buscó a Valdés, que pasó una noche tranquila hasta que el Sevilla buscó la heroica. En el penúltimo arreón le batió Kanouté para salvar el honor de un equipo que tiene eso, honor y mucho. Lo que le falta es recuperar su fútbol. Antes llegó el gran ‘gag’ de Undiano, que anuló un gol a Kerzhakov sin que se sepa por qué. Igual por ruso… Cuentan que por falta previa de Kanouté: juraría que sólo se protegió. Undiano pitó peligro, no se hable más. Pudo ser el 2-1 antes del 2-1, pero como el Barça juega sin red resulta dificilillo sorprenderle.

[Tomás Guasch, más de lo mismo, en As]

PD- ¿Undiano no era madridista?

[Actualización 24-IX-07] As insiste hoy en los beneficios arbitrales que arrastra el Barça en lo que va de Liga.

El Villarato empieza fuerte

Es difícil cometer penalti al intentar darle un golpe con la cara al pie derecho de un jugador rival lanzado en carrera. Casi tanto como que te enseñen una amarilla por eso segundos después de que te hayan puesto un punto para que el labio deje de sangrar. Lo consiguió ayer Gorka Iraizoz, con la colaboración de Thierry Henry (la ¿víctima? de su entrada) y del árbitro Carlos Megía. A los 35 minutos Ronaldinho transformó el penalti. Por si las moscas, Megía y su equipo echaron otra mano al Barcelona, un minuto después de que Susaeta marcara su primer gol en la Liga. El árbitro y su asistente metieron en la portería un zurdazo de Touré que dio en el larguero y botó en la línea. Si en la jornada inaugural el árbitro del Racing-Barça ya despertó dudas con la expulsión de Smolarek, la segunda no dejó lugar para la suspicacia: cuando está de por medio el Barça, el concierto para silbato es garantía de espectáculo. Y ya se sabe quién paga las entradas. Ayer le tocó al Athletic. [Fabián Ortiz / As]

De repente los fantásticos son once del Madrid, no cuatro del Barça, al que de nuevo remolcan los árbitros de manera sonrojante. En Santander fue Muñiz. Ayer Megía… Continuará. [Alfredo Relaño / As]

¡Por fin los Cuatro! Sí señor: por fin vimos juntos a los Cuatro Fantásticos del Barça en todo su esplendor: el árbitro principal, el auxiliar y los dos asistentes. ¡Jo, qué espectáculo dieron, invencibles son! La vida sigue igual. Los árbitros con el Barça lo hacen variadito, como las galletas. Un día dejan al rival con diez y al siguiente, lo asaltan literalmente. Megía Dávila estuvo Fantastiquísimo. 1.- Pitó penalti a Henry por romperle los piños a Gorka Iraizoz. 2.- Dio un gol que no entró a Touré. 3.- La vida sigue igual: en caso de duda, p’al Barça. 4.- Y el domingo van a Pamplona: de esa convocan elecciones en Navarra. No sé… va para tres meses que el Madrid ganó la Liga. ¿Tanto les pica? [Tomás Guasch / As]

El último invento del Villarato: el penalti por acoso

No hubo cambios en el marcador, no obstante. Porque Burrull no estaba por ello. Así como pitó con facilidad exagerada penalti en la acción de Sergio Ramos sobre Duda (poco convencido, supongo, porque si lo estaba ¿por qué no echó a Sergio Ramos?) dejó pasar sin alarma los claros derribos a Saviola y a Robinho en el área, bien ante su vista. Burrull es hombre fuerte del ‘villarato’, con todo lo que eso supone. Con todo, no es injusta la victoria del Sevilla, porque hizo más en su mitad, la primera, que el Madrid en la suya, la segunda. [Alfredo Relaño / As]

Hubo sorpresa en el área de Casillas, donde vivimos una nueva forma de penalti, el penalti por acoso, juraría que sin ninguna intención de cometerlo por parte del infractor. Acabó decidiendo el choque. Fue así: un magnífico pase interior de Renato dejó a Duda por delante de Sergio Ramos, con el que tropezó cuando intentaba disparar a portería. Entendió Pérez Burrull que hubo contacto, sensación que no tuvo en acciones parecidas en la segunda parte entre Dragutinovic y Saviola y Alves y Robinho, que los madridistas reclamaron como penalti también. Por ahí, tampoco se estrenó la competición con novedad: sigue siendo más fácil pitarle un penalti en contra al Madrid que a favor. Conste que clamoroso no nos pareció ninguno de los tres. Pero si se pitó el primero, el rasero debió de ser el mismo más tarde. Y no lo fue. [Tomás Guasch / As]

Ya empezamos. Aunque nos fuéramos diez meses de vacaciones, hay algo que no cambiará nunca: la fobia de los árbitros de Villar hacia el campeón de Liga. Pérez Burrull concedió a Realmadrid.com una entrevista horas antes del partido, en la que hablaba del estreno de los intercomunicadores y dejaba una frase que ya me permitía olerme la tostada: “Podemos mejorar la tecnología, pero hay algo que me cabrea. La gente seguirá hablando de nosotros, de ayudas, manos negras y cosas de esas…”. Vamos, que se estaba curando en salud con total desahogo. Y así pasó. Contactillo de Ramos con Duda dentro del área, el pinganillo que echa fuego y Burrull se lanza como un poseso a señalar el punto de penalti. Casi se le escapa una sonrisa de gozo. En el tramo final le cacé de nuevo. Derribo de Dragutinovic a Saviola (un mercancías contra un alfiler) y el cántabro que mira para otro lado. Y en el descuento, Alves utiliza su brazo para derribar a Robinho. Y Burrull, erre que erre, con su pinganillo mágico y su conciencia tranquila por el deber cumplido. Villar, cómo molas. Tú nunca cambias… Pero expolios arbitrales aparte, hay que exigirle al Madrid que salga ya de la madriguera. [Tomás Roncero / As]