Artículos sobre Tomás-Guasch

Duelo de esquilmados

Messi no asusta a Pedja. Ni el Barça entero. Vende ilusión madridista, convencido de que la Liga blanca es posible. Es lo que tiene sentar en un despacho a un campeón. Me recuerda este Mijatovic al que viajó con el equipo a Amsterdam para vérselas con la Juventus, la Séptima mediante. Pocos creíamos en el triunfo del Madrid; él sí. Delante estaba Zidane, entre otros. El mejor Zidane. Si Messi asusta, aquel Zidane era El Tren de la Bruja con vías y todo. Y ganó Mijatovic, el Madrid o sea. El no favorito. El Madrid ahora, además de cinco puntos menos, tiene un problema que no tiene el Barça aquí: el tono de los arbitrajes. Veremos qué pasa el sábado con el Valencia, al que casualmente también han esquilmado en esta carrera por el título.

[Tomás Guasch, taaan cansino, en As]

Rendidos a Messi

Goles como el de Messi son para toda la vida. Quienes estuvieron en el Camp Nou, jamás lo olvidarán. Quienes lo vimos por la tele, tampoco. Nunca olvidaremos dónde estábamos, qué zapatos llevábamos puestos, al lado de quién vimos el gol, si habíamos cenado o no. Como el gol de Maradona. Me acuerdo del gol de Diego pero también de la hora, de la habitación… Un día, mi viejo me contó el gol de Pelé. Otro día, yo le conté a mi hijo el gol de Maradona. Ahora, tengo la certeza de que mi hijo le contará a su hijo el gol de Messi. Mientras haya goles así, habrá memoria. [Roberto Palomar / Marca]

¿Se puede copiar a un genio? Sí, se puede. Ayer recordé a ElmirD’Hory, (si un día pueden vean Fake, de Orson Welles) aquel granuja genial que llenó los museos del mundo de cuadros falsos de grandes genios de la pintura. Eso sí: Messi tuvo un reparo final y marcó con la derecha, en lugar de con la izquierda como hizo Maradona en su día. El cuadro es el mismo, pero puso la firma boca abajo (como San Pedro pidió que le colgaran en la cruz) para permitir así que el gol de Maradona siguiera siendo único. La réplica existe, pero el ojo del experto siempre tendrá algo en que distinguirlos: el toque final. En fin, que Messi entra en el Olimpo, y lo merece. Su otro gol, por cierto, me recordó mucho en sus maneras a Puskas. No sabría decir dónde ni cuándo, pero se lo he visto más de una vez al genial húngaro, el otro gran zurdo chaparro de la historia del fútbol. De ambos hizo Messi ayer, cuyo gol-réplica-del-de-Maradona-a-Inglaterra estará hoy en los telediarios de todo el mundo, donde se pasará una y otra vez junto al original, uno encima de otro, para asombro de todos. Felicidades a Messi por su obra, a Maradona por su discípulo, al Barça por tenerlo y a todos nosotros por disfrutarlo. [Alfredo Relaño / As]

El gol de Messi -el primer gol de Messi, que luego hizo otro, enorme, estelar- merece el honor de ser recordado parafraseando al uruguayo Víctor Hugo Morales, la voz que inmortalizó el golazo de Maradona a Inglaterra en México-86. […] Un gol antológico, de los que desde hace tres años sólo pueden verse cuando juega el Barça. […] Messi, pulga cósmica, anoche entró en la colección de los grandes goles del fútbol español. [Fabián Ortiz / As]

Recuerdo que fue Petón quien manifestó en cierta ocasión que Messi nos repetiría un día el gol de Maradona. Sucedió ayer y nos lo dedicó a todos, culés o no, porque en momentos así no hay colores. Me atrevería a decir que aplaudieron hasta Camacho y García Remón, que estaban en el palco. Fueron trece toques maravillosamente eléctricos (los mismos que dio Diego ante Inglaterra), propios de un superdotado del dribling como lo fueron Garrincha o Jairzinho. […] Messi tiene una habilidad que quizá sólo atesora hoy Cristiano Ronaldo; ese salir en carrera con la pelota pegada al pie desbordando por fuerza, habilidad y técnica todo lo se le pone por delante y convirtiendo el fútbol en un slalom de lo más gigante. Muchos opinan que algún defensa del Getafe debió de hacerle falta. Creo que les resultó imposible. Que cuando Leo arrancó no había fuerza ni habilidad humana capaz de detenerle. Fueron 11segundos y 10 décimas inolvidables. Nunca una pulga se agigantó más. Felicidades, futbolista. [Tomás Guasch / As]

Después del gol de Diego Maradona contra Inglaterra en el Mundial de México’86, nadie se iba a imaginar que años después se podría repetir algo igual. Pero siempre aparece un sucesor a los grandes. Ha pasado siempre. En este caso ha sido Messi. Por desgracia, al menos para mí, juega en el Barça, aunque sinceramente soy de los que considera que Leo no es Maradona porque Maradona no hay, ni habrá, más que uno. Él es el que más se le parece en su juego, desde luego. La forma en la que encara, cómo gambetea, dejándote con el culo en el suelo una y otra vez, y el manejo de su zurda son muy parecidos a las pinceladas de Diego. Tiene magia y, obviamente, es el mejor representante de Maradona por sus actuaciones individuales. Messi tiene un don que sabe aprovechar y cuando está inspirado y los rivales permiten que haga lo que hizo ayer ante el Getafe, se asemeja al mejor Diego que hubo. Eso sí, tengo claro que si en la jugada del gol le marca un defensor argentino le tumba a la salida del regate. El argentino es bravo y si te puede matar, te mata. El jugador europeo, por contra, es blando, demasiado blando. Messi es el único jugador del mundo que no ha tocado techo y seguirá mejorando si no se confunde al escoger su camino. El gol que hizo ayer es un gran mérito del jugador y el periodismo mediático, entre el que no tengo reparos en incluirme, le tratará como si fuera un Dios como ya hizo con Maradona en su día. Pero Dios sólo hay uno. Y está en el cielo. [Hugo Gatti / As]

Guasch se mete en un jardín

Aunque en esta libreta sólo hablamos de fútbol, hoy haremos una excepción. El Real Madrid juega hoy la final de la Copa ULEB, algo así como la Copa de la UEFA del baloncesto. Tomás Guasch publicó ayer lo siguiente en As al respecto

Preparen Cibeles. De momento para el baloncesto. Plaza y cía juegan mañana la final de la ULEB, la Copa de Europa seria, con el Lietuvos Rytas, lo que se da no se quita. Si el Madrid gana su Novena cestista estará más cerca del Barça en Copas de Europa de los dos deportes rey: 18 a 3 concretamente.

Tras mucho darle vueltas, la única explicación que se me ocurre es: ¿no pensará Guasch que existen dos euroligas, como sucedió en 2001?

El Barça no da palo al agua

Cayó el Barça, en fin, pareciéndose sólo al Barça en la segunda parte. Y no toda. El Liverpool es inferior a él. Pero se entrena, ¿eh? A tope. Y en la Hora H, cuando se trata de presionar y meter, eso también pesa. Y mucho.

[Tomás Guasch en As]

El gran atraco

Por su interés periodístico, La Libreta de Van Gaal reproduce parcialmente el artículo que Tomás Guasch publica hoy en el diario As dentro de su sección El orsai:

El Gran Atraco

A la prensa de Barcelona se le abrieron las carnes con el arbitraje de González Vázquez en Nervión. Le acusan de atracar al Barça y tienen razón: fue terrible. Le hacen a Etoo mismamente un penalti como el de ayer a Cassano y a estas horas está en huelga de hambre hasta el abad de Montserrat. Pero estábamos en el Gran Atraco de González al Barça. Veamos:

A.- A los 13 minutos dio por válido el gol de Ronaldinho pese al tufo a orsay que despedía.

B.- Poco después pitó penalti y expulsión contra el Sevilla.

C.- A partir de ahí fue todavía más descaradamente antibarcelonista.

1.-) No mandó repetir el penalti fallado.

2.-) No expulsó a Palop por pararlo.

3.-) Se debió tirar en la otra portería y no en esa, que es la de Duckadam desde el 86, gafe para el Barça

4.-) Dio validez al gol del ruso Kerzhakov pese a que le rompió la cintura a Márquez en acto de violencia bolchevique inconcebible.

5.-) No anuló el gol de Alves cuando todo el mundo vio que su disparo tropezó en Xavi y despistó a Valdés. No fue un gol limpio por tanto.

6.-) Expulsó a dos culés en hito único desde que Villar preside la Federación. Padrón no cenó.

7.-) En cambio no echó a Alves que hizo correr tanto a Messi p’atrás que acabó derrengándolo y obligándole a recibir oxígeno en la caseta para recuperar el bofe, la criatura.

8.-) Sólo alargó 5 minutos y no 50. O hasta que empatara el Barça.

9.-) Este hombre no pitará el próximo Gamper.